Nuevo

martes, 3 de abril de 2018

SERIGRAFÍA TEXTIL: Introducción e historia

La serigrafía es una técnica de reproducción de imágenes que consiste en hacer pasar tinta, color por color, a través de una pantalla o bastidor de tejido técnico montado o malla tensada, dentro de un marco de aluminio o madera hacia la prenda.
Esta técnica, perse a ser asistida por máquinas en la actualidad, requiere de mucho trabajo manual. El preparado y matización de tintas, por ejemplo, se hacen a mano. Lo mismo con el tendido de cortes o prendas a estampar. Incluso el proceso de revelado de pantallas se hace manualmente. Hay mucho trabajo humano en el proceso de la serigrafía.

De allí que concluímos en que es, por sí misma, un oficio  netamente artesanal que requiere de mucha especialización. Incluso, por su proceso y exigencia, no se exagera cuando se le llama arte.

La serigrafía es también una técnica muy versátil ya que se puede utilizar con diversos fines y sobre distintos materiales.
En sus orígenes, por ejemplo, que datan de hace tres mil año antes de nuestra era (a.n.e.), su uso se remontaba a los murales. Se cree que fue en la China milenaria donde se le utilizó inicialmente, pasando luego por otras culturas y variando en los materiales y superficies donde se imprimía con esta técnica.

Respecto al proceso, se dice que, en un comienzo, hacían pasar la tinta a través de hojas de plátano agujereadas, luego a través de cabellos de mujer entrelazados y finalmente, por seda. De allí el nombre de serigrafía a la técnica, donde: sericum significa seda en latín y graphe es escribir en griego. A la actualidad, se hace pasar la tinta por una malla tensada ya revelada.

Hoy por hoy, la serigrafía ha sido requerida para distintos fines y usos como el estampado de tejidos, camisetas, vestidos, telas, corbatas, material de deporte, calzado, lonas, y en todo tipo de ropa.
En la impresión de plásticos. Marquesinas, paneles, elementos de decoración, placas de señalización y marcaje, tableros de control, etc.
En la impresión de madera y corcho, para elementos de decoración, puertas, muebles, paneles, etc.

Es usada también en la impresión de calcomanías y etiquetas. Calcomanías al agua y secas, etiquetas en complejos o materiales autoadhesivos (papel y policloruro de vinilo (PVC)), calcomanías vitrificables para la decoración de azulejos, vidrio y cerámica.

Así como en la decoración de cristal, para espejos y material, para todo tipo de máquinas recreativas y de juego, y en cilíndrico para frascos, botellas, envases, jeringuillas, ampollas, vasijas, etc.


Las impresiones serigráficas pueden detectarse por que cada color tiene cierto relieve, y en los contornos de las imágenes de trazado, como los textos, si los aumentamos, aparecerán con una forma que recuerda a los dientes de una sierra.

Sería difícil llegar a un detalle completo de todas ellas, ya que evoluciona de forma continua precisamente por sus posibilidades de aplicación en cualquier tipo de soporte.

Algunos ejemplos de técnicas para la serigrafía en textiles son: Selección de color ( impresión a todo color sobre la prenda, ya sea con fondos claros u oscuros), Discharge printing: Por corrosión del color de la prenda, Foil: Utilizando láminas de papel metalizadas, High Density (HD) : Serigrafía de alto relieve, éstas se pueden aplicar combinando también las láminas metalizadas; Glitters, purpurinas, escarchas y efectos de destellos, Flock: que ofrece un acabado parecido al terciolepo, etc.

Cada día la industria textil explora nuevas técnicas, las inventa o renueva para poder ofrecer siempre un producto cada vez más innovador al mercado y en este blog podrás encontrar información útil que te ayudará a resolver y aplicar todas estas novedades de la serigrafía textil.