Nuevo

martes, 20 de marzo de 2018

Características y Proceso de la Sublimación


Para hablar sobre el proceso y las características de la sublimación, primero debemos saber ¿Qué es la sublimación?
Sublimación es un término usado en química que se refiere a hacer que la materia pase del estado sólido al gaseoso, sin pasar en ningún momento por el estado líquido. 
En sublimación digital u offset pasa esto mismo ya que la tinta con la que se plasman los diseños pasa del estado sólido al gaseoso penetrándose directamente en los tejidos de la tela o la superficie trabajada por medio del vapor.

Se lo explicamos más detalladamente:
SOLIDIFICAMOS la tinta por medio de la impresión en papel a través de una impresora o Plotter. GASIFICAMOS la tinta en una plancha de presión a más de 200º C sobre una superficie textil poliéster o alguna otra superficie como madera, plástico, cerámica, etc. recubierta de polímero para así impregnar la tinta en forma de vapor directamente a la textura (tela, cerámica, plástico) sin modificarla y de forma permanente.
​Cabe indicar que el sublimado se hace únicamente sobre telas sintéticas, no en telas con fibras naturales como el algodón, lana, seda, entre otras. Tampoco se puede hacer en mezclas que contengan estas fibras mencionadas, al menos no en un porcentaje mayor al 30%.

De allí que, las playeras hechas  por sublimación, tienen una composición de 100% poliéster, aunque existen también en otros tipos como pueden ser  prendas hechas de alejandría, dry fit, micropiqué, echegoyen, viscosa, modal, entre otras más combinaciones que sí pueden ser sublimadas debido al poco porcentaje (no mayor del 30%) de fibra natural o algodón, tales como nylon, acetato, acrílico, etc.

Por otro lado, no solo podemos sublimar telas y confeccionar prendas, sino que también podemos llevar este proceso a otras superficies como la madera, el plástico, la cerámica y obtener objetos sublimados como lapiceros, tazas, llaveros, fundas, entre otros productos. 
Proceso:

1. Trabajamos la imagen a sublimar. Calibramos los colores y seleccionamos los pantones más aproximados a nuestra imagen y así cuando transfiramos la imagen, el diseño sea lo más fiel posible.
2. Imprimimos la imagen sobre el papel (papel especial o corriente) en plotter o en offset. Si es en offset, se hacen placas de acuerdo al diseño del cliente.  Se utilizan una para cada color: cian, magenta, amarillo y negro (CMYK). Si es en plotter también se utilizan solo tintas CMYK. Para esto se utilizan tintas especiales para sublimación.
3. Una vez impreso el diseño se procede al planchado para adherir, por medio del vapor, las tintas a la tela o superficie seleccionada. Aquí debemos customizar los grados de calor y tiempo necesarios para poder tener un buen resultado de nuestra transferencia.
4. Se colocan juntos el papel y la prenda que se quiere sublimar en una plancha, juntos reciben el calor 170°-210°C aprox. y la presión durante un lapso determinado de tiempo, la tinta se gasifica y en este estado se integra por completo a las fibras de la tela.
​Durante este proceso y debido a la cantidad de calor, las prendas sufren algo de encogimiento, el cual depende del material utilizado y del diseño que se ha sublimado. Esta reducción puede ser significativa o no, e incluso en las prendas de una misma producción no es igual.

​Cuando esta técnica es realizada de manera correcta, resultan prendas sublimadas que conservarán su diseño y calidad a través del tiempo.



Si aún tiene dudas sobre cualquier aspecto relacionado con el proceso de sublimado y las prendas para sublimar, puede contactarnos en la sección correspondiente o visite nuestro blog.